Tratamientos para el Alzheimer

Tratamientos para el Alzheimer

El Alzheimer es una forma de demencia que limita en gran medida las capacidades cognitivas de quien la padece. Las personas con esta enfermedad pueden llegar al punto de no recordar cómo cepillarse los dientes, atar sus cordones o incluso quiénes son.

No existe cura definitiva y el tratamiento del Alzheimer se limita a aliviar los síntomas, pero la investigación continúa y se van haciendo nuevos hallazgos. De igual forma, en la naturaleza hay opciones que pueden ayudar a mejorar el cuadro clínico de los pacientes.

Revisamos en qué consiste, cómo se manifiesta y cómo intentar retrasar el avance del Alzheimer con remedios naturales. Pero no olvides que es el médico quien tiene la última palabra y todo el tratamiento debe estar bajo su supervisión.

alzheimer-tratamiento-cbd

Alzheimer: qué, cómo, cuándo y por qué

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, lo que significa que las neuronas sufren un deterioro progresivo, se atrofian y mueren. No se sabe cuál es la causa, pero se ha asociado con la aparición de placas seniles. Estas son depósitos de un péptido llamado beta-amiloide que rodean la materia gris en el cerebro. También se ha observado que hay un componente genético importante1.

Las primeras manifestaciones son fallos en la memoria a corto plazo y cambios notables en el humor y la personalidad. También es común la sensación de pérdida y desorientación, incluso en espacios conocidos. Luego empiezan dificultades en la comunicación e incapacidad de hacer actividades cotidianas como el aseo personal o tareas del hogar. En las últimas etapas las personas no reconocen a sus familiares más cercanos ni su entorno habitual, situación que las puede llevar a un cuadro depresivo o conductas violentas. 

La mayoría de los afectados por esta enfermedad supera los 65 años de vida, pues la edad es el principal factor de riesgo. Sin embargo, existen casos de Alzheimer temprano en los que los síntomas comienzan a presentarse cerca de los 40 años. De igual manera diabetes, hipertensión, obesidad y estrés crónico se han relacionado con esta afección2.

Tratamientos naturales para el Alzheimer

El Alzheimer no tiene cura, pero esto no significa que no se pueda hacer nada para ralentizar su avance. Se han hecho investigaciones con tratamientos naturales que ayudan a paliar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente. Todos van orientados a potenciar las capacidades cognitivas y la memoria, que son los factores más afectados.

Echemos un vistazo a las opciones que ofrece la naturaleza para retrasar la progresión de la enfermedad, pero no sin mencionar que antes de probar cualquiera de estas alternativas, es necesario consultarlo con el médico.

Gingko Biloba

Es un árbol de origen asiático con hojas ricas en flavonoides y terpenos. Sus propiedades antioxidantes ayudan a prevenir el estrés oxidativo, que es un factor crucial en la neurodegeneración. Varios estudios han demostrado su potencial para mejorar las funciones cognitivas y la capacidad de pacientes con Alzheimer para desenvolverse en tareas cotidianas3,4.

La forma más común de consumir Ginkgo Biloba es a través de infusiones hechas con sus hojas, o en aceites esenciales que pueden añadirse a las bebidas. También se pueden utilizar en cápsulas.

Aceite de Cannabis

Los cannabinoides encontrados en el cannabis funcionan como neuroprotectores que ayudan a prevenir el daño de las células cerebrales5. Además, tienen propiedades antiinflamatorias que resultan muy beneficiosas, pues la inflamación crónica está estrechamente relacionada con la aparición de la enfermedad. 

Utilizar aceite de CBD como complemento terapéutico para el Alzheimer es una de las mejores maneras de aprovechar estos beneficios sin los efectos psicoactivos de la planta. En España está regulado el uso tópico, aunque en países más avanzados en materia de CBD se recomienda el consumo sublingual –colocando un par de gotas bajo la lengua– o mezclándolo en bebidas.

Romero

Las hojas de esta hierba eran usadas en coronas por los estudiantes en la Antigua Grecia, quienes le atribuían poderes especiales para mejorar su memoria en fechas de exámenes. Pero la ciencia ha quitado el misticismo y se ha demostrado que el romero ayuda a proteger el cerebro de la acción de los radicales libres, a la vez que estimula su oxigenación6. Esto es beneficioso para la memoria y la actividad neuronal. 

Lo de las coronas de romero quedó atrás, y hoy se aprovechan sus propiedades a través de aromaterapia con aceites esenciales e infusiones hechas con sus hojas.

Los básicos de un paciente con Alzhéimer

Algunas veces, en la búsqueda de alternativas que ayuden a mejorar los síntomas del Alzheimer se pierden de vista ciertas pautas básicas.

  • Alimentación: una dieta equilibrada y lo menos procesada posible es crucial para el bienestar del paciente con Alzheimer7. La investigación sugiere que una de las mejores pautas alimenticias para estos casos es la dieta mediterránea8, muy rica en antioxidantes que previenen el envejecimiento y el daño celular. Su base son frutas, vegetales, pescados y fuentes de grasas no saturadas como el aceite de oliva y los frutos secos.
  • Ejercicio:  la actividad física reduce el riesgo de enfermedades neurodegenerativas, y en el caso del Alzheimer se le ha asociado con la disminución de algunos de sus biomarcadores9. Además, hacer ejercicio contribuye a reducir la ansiedad y el estrés, dos factores que afectan negativamente a la situación del paciente10.

  • Descanso: un sueño adecuado es clave, pues el insomnio incrementa la hormona del estrés, lo que contribuye a una mayor irritabilidad y menos claridad mental durante el día.

Las enfermedades neurodegenerativas pueden ser devastadoras y afectar a la calidad de vida de las personas. Por fortuna, la naturaleza siempre nos tiende una mano y los pacientes encuentran en ella una aliada. Los tratamientos naturales pueden ser un complemento a los fármacos para el Alzheimer, y ayudan a aliviar los síntomas, potenciar las capacidades cognitivas y sentirse mejor.

(1) Naj, A., Schellenberg, G. (2016) Genomic Variants, Genes, and Pathways of Alzheimer’s Disease: An Overview. American Journal of Medical Genetics. 

(2) Silva, M.V.F., Loures, C.d.M.G., Alves, L.C.V. et al. Alzheimer’s disease: risk factors 

and potentially protective measures. Journal of Biomedical Science

(3) Savaskan, E., Mueller, H., Hoerr, R., Von Gunten, A., & Gauthier, S. (2018). Treatment effects of Ginkgo biloba extract EGb 761® on the spectrum of behavioral and psychological symptoms of dementia: Meta-analysis of randomized controlled trials. International Psychogeriatrics 

(4) Guoyan Y., Yuyi W., Jin S., Kang Z. and Jianping L. (2016)  Ginkgo Biloba for Mild Cognitive Impairment and Alzheimer’s Disease: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Current Topics in Medicinal Chemistry 

(5) Campos A., Fogaça M., Sonego A., Guimarães F. (2016) Cannabidiol, neuroprotection and neuropsychiatric disorders. Pharmacological Research. 

(6) Habtemariam S. (2016) The Therapeutic Potential of Rosemary (Rosmarinus officinalis) Diterpenes for Alzheimer’s Disease. Hindawi. 

(7) Pistollato F., Calderón R., Ruiz R., Aparicio S., Crespo J., Dzul L., (…) and Battino M. (2018) Nutritional patterns associated with the maintenance of neurocognitive functions and the risk of dementia and Alzheimer’s disease: A focus on human studies. Pharmacological Research. 

(8) Miranda A., Gómez-Gaete C. and Mennickent S. (2017)  Dieta mediterránea y sus efectos benéficos en la prevención de la enfermedad de Alzheimer. Revista Médica de Chile. 

(9) Frederiksen K., Gjerum L., Gunhild W., Hasselbalch S. Effects of Physical Exercise on Alzheimer’s Disease Biomarkers: A Systematic Review of Intervention Studies. Journal of Alzheimer’s Disease 

(10) Stubbs B., Vancampfort D., Rosenbaum S., Firth J., Cosco T., Veronese N.,(..) and Schuch F. An examination of the anxiolytic effects of exercise for people with anxiety and stress-related disorders: A meta-analysis. Psychiatry Research 


0
0 item
0 Item
Empty Cart