THC y CBD: ¿en qué se diferencian?

Las siglas THC y CBD denominan los dos principales compuestos químicos que se encuentran en la planta del cáñamo. Aunque esta contiene más de cien variedades de cannabinoides, el THC y CBD son, sin duda, los más conocidos y los principales protagonistas.

Por eso, hoy dedicamos este espacio a conocer estos dos componentes y a romper algún que otro mito, pero sobre todo a aprender a diferenciarlos porque, definitivamente, no son lo mismo.

CBD y THC: diferencias y similitudes

Situado en el cerebro de todos los mamíferos, incluido el ser humano, el sistema endocannabinoide se compone de un grupo de receptores que regulan una gran variedad de procesos fisiológicos. Gracias a ello, nuestro organismo es capaz de producir cannabinoides de forma natural que, además, cumplen funciones muy importantes en la regulación de ciertos procesos fisiológicos como el apetito, la sensación de dolor1 o incluso la ansiedad. 

El THC y CBD, por su parte, son fitocannabinoides, es decir, el mismo compuesto pero de origen vegetal. Estos elementos químicos presentes en el cannabis activan los receptores del cuerpo, generando diferentes respuestas.

Aunque aún queda mucho camino por recorrer, en la actualidad se realizan numerosos estudios científicos con el objeto de demostrar los posibles usos medicinales de los cannabinoides. Por ahora, muchas de las propiedades que se les atribuyen están basadas en pruebas empíricas que a lo largo de la historia hemos ido acumulando. Pero, por suerte, la ciencia nos ayuda a conocer todos los días un poco más de lo que la naturaleza nos ofrece.

THC y CBD: ¿cómo actúan en el organismo?

Aunque tengan el mismo origen, el THC y el CBD son dos compuestos que suelen confundirse, generando así prejuicios y tabúes en torno a la planta del cáñamo. Para evitar tener una idea errónea, lo primordial es conocer cómo actúan y los efectos que producen cada uno en el organismo.

Tetrahidrocannabinol (THC)

Para llamarlo por su nombre completo, el Delta-9-Tetrahidrocannabinol es el “culpable” de la –mala– fama del cannabis a lo largo de la historia. Debido a su efecto psicoactivo, se ha utilizado con fines recreativos y rituales desde la época de los faraones egipcios. Es el responsable del famoso colocón, y de los prejuicios en torno al uso de esta planta que aún se encuentra prohibida en muchos países.

El THC se vincula de forma directa con dos receptores del cerebro, el CB1 y CB2, asociados con el placer y la moderación del dolor. También es la sustancia que genera la sensación de hambre tras el consumo de marihuana, ya que al activar el receptor CB-1 incrementa la palatabilidad de los alimentos, aumentando el placer a la hora de comer. El CB-1 también se encarga de regular los estados de alerta y somnolencia, razón por la que el THC nos hace dormir tan profundamente.

Cannabidiol (CBD)

El Cannabidiol o CBD se conoce por ser el componente principal del cannabis medicinal. Y aunque comparta origen y familia con el THC, el CBD no es un componente psicoactivo, ni se lo cataloga como tal. De hecho, si hilamos fino, veremos que muchos de los efectos del THC se contrarrestan o equilibran por la acción del CBD. Por ejemplo, actúa reduciendo la ansiedad que produce el THC y también actúa como antipsicótico2, equilibrando los efectos psicotrópicos del THC.

Algunas investigaciones demuestran que el CBD tiene propiedades ansiolíticas, anticonvulsivas2 y antiespasmódicas. Por estas razones, se ha comenzado a utilizar como parte de los tratamientos para la epilepsia y la esquizofrenia.

El CBD tiende a actuar de forma global en los receptores cannabinoides del cuerpo, pero sin alterar nuestra conciencia, teniendo así la capacidad de influir también sobre el apetito, el estado de ánimo, la respuesta inmunológica y el sueño.

A causa de su potencial han surgido diferentes formatos y presentaciones que permiten aprovecharlo de manera aislada y en distinta concentración, sin alterar el estado de conciencia. Entre ellos destacan las cremas, los aceites e incluso las flores de CBD, todo con menos de un 0,2% de THC.

Cannabis: thc vs. cbd

Reconocer la diferencia entre CBD y THC te ayudará a tener un consumo responsable a la medida de lo que necesitas y a no confundir estos compuestos cuyos efectos son diversos. Las diferencias más notables son:

THCCBD
Uso principalmente recreativo.Utilizado para fines terapéuticos.
Provoca euforia y altera la percepción.Mejora la concentración y es un antipsicótico.
Se asocia a la pérdida de la memoria a corto plazo.Funciona como un neuroprotector.
Provoca ansiedad e inquietud.Tiene un efecto ansiolítico produciendo relajación.
Su consumo está penalizado en buena parte de Europa y el resto del mundo.Es legal en España con ciertas condiciones y en la mayoría de los países europeos.

La naturaleza es sabia y por eso ambos compuestos están presentes en la misma planta generando efectos que se contrarrestan entre sí en diferente medida. 

Sin embargo, el CBD proporciona estos beneficios de forma aislada, sin alterar nuestra conciencia. Esto ha permitido que los aprovechemos para ayudarnos en el tratamiento de enfermedades de origen neurológico como la epilepsia, en terapias para el dolor o incluso como ansiolítico ante una situación de mucho estrés.

Otros beneficios de los cannabinoides

Las diferentes presentaciones cuyo principal cannabinoide es el CBD, apenas contienen THC (siempre menos de un 0,2%), eliminando así el efecto psicoactivo. Pero el cáñamo sí tiene muchos otros tipos de elementos en menor concentración que no alteran la conciencia y por tanto podemos sacar provecho de ellos. Están presentes en ciertos aceites que se denominan de ‘‘espectro completo’’ o full spectrum. Estos productos, con pequeñas cantidades de cannabinoides, terpenos y flavonoides establecen sinergias con el CBD, lo que significa que los beneficios son mayores cuando todos los componentes actúan en conjunto.

Una información completa y contrastada nos ayuda a tomar mejores decisiones. El cannabis no es una excepción a la regla y aprovechar los beneficios que proporcionan algunos de sus compuestos es una oportunidad que tienes a un clic de distancia. 

Por eso, distinguir entre THC y CBD es tan importante. Mientras tanto, numerosos estudios continúan trabajando por conocer el alcance real de los beneficios que puede darnos esta planta de uso milenario.

  1. Pertwee, R.G. (2008) The diverse CB1 and CB2 receptor pharmacology of three plant cannabinoids: Δ9-tetrahydrocannabinol, cannabidiol and Δ9-tetrahydrocannabivarin. British Journal of Pharmacology
  2. Elsaid, S., Kloiber, S., Le, Foll B. Effects of cannabidiol (CBD) in neuropsychiatric disorders: A review of pre-clinical and clinical findings. Progress in Molecular Biology and Translational Science
  3. Devinsky, O., Cilio, M., Cross, H., Fernandez-Ruiz, J., French, J., Hill, C., (…) y Friedman, D. (2014)  Cannabidiol: Pharmacology and potential therapeutic role in epilepsy and other neuropsychiatric disorders. Epilepsia

0
0 item
My Cart
Empty Cart