Psoriasis: una mirada a fondo

Psoriasis: una mirada a fondo

La psoriasis es una enfermedad que causa erupciones, inflamación, manchas rojas y descamación en la piel. Como con cualquier otra patología dermatológica, aquí la parte emocional juega un papel importante, ya que las personas ven afectadas su autoestima y salud mental a causa de su aspecto físico1.

Se trata de una condición genética, con alta predisposición hereditaria e incurable, y se estima que, en nuestro país, cerca del 2,3 % de las personas debe lidiar con ella2. Por suerte, existen muchos tratamientos que, aunque no acaban con la enfermedad, ayudan a disminuir los brotes y reducir las molestias.

En Yamnaya creemos en el uso de lo natural para el bienestar de cuerpo y mente. Por eso apostamos por aprovechar todas las propiedades y remedios que nos ofrece la naturaleza, siempre bajo el respaldo de la ciencia. Pero en cualquier caso, debes consultar con un médico y tener su visto bueno antes de probar nuevas opciones.

psoriasis
La psoriasis es una enfermedad que causa erupciones, inflamación, manchas rojas y descamación en la piel.

Entendiendo la enfermedad

La psoriasis forma parte de las enfermedades autoinmunes, lo que significa que tiene su origen en un fallo del sistema inmunológico, que termina afectando al propio organismo. En este caso, todo se inicia en los llamados linfocitos T o células T, que se encargan de ayudar al cuerpo a combatir infecciones. En condiciones normales, estos linfocitos estimulan la liberación de citocinas, que promueven la dilatación de los vasos sanguíneos y la renovación de las células de la epidermis, llamadas queratinocitos. Este proceso se repite cada 30 días, aproximadamente.

En un caso de psoriasis, la actividad de los linfocitos T es desordenada y el proceso de renovación se reinicia cada 3 o 4 días. Esto se traduce en una dilatación de los vasos, lo que da lugar a enrojecimiento y exceso de queratinocitos, que ocasiona la descamación de la piel. 

Las lesiones causan inflamación, picazón, ardor y dolor. Son comunes en codos, rodillas, manos y cuero cabelludo, pero toda la piel es susceptible de padecerlas. Suelen presentarse de forma cíclica, con periodos de mucha actividad que se alternan con otros en los que apenas se manifiestan los síntomas.

Desencadenantes

Aunque se trata de una condición genética, hay muchos factores que catalizan la aparición de las lesiones o, una vez han aparecido, complican las cosas. Los más comunes son:

  • Infecciones: dado que activan los mecanismos de defensa del sistema inmunológico, pueden iniciar o agravar los episodios de psoriasis3.
  • Clima: las bajas temperaturas suelen causar sequedad, algo que empeora el problema de la descamación. Esto incluso puede comportar que la piel se rompa o se deteriore.
  • Estrés: se ha evidenciado como uno de los principales desencadenantes en nuevos ciclos de brotes4,5.
  • Lesiones en la piel: quemaduras, cortes o raspones, aunque pequeños, estimulan la renovación de la piel de la zona, lo cual no es favorable en estos casos.
  • Medicamentos: algunos fármacos, según su mecanismo de acción, pueden ocasionar nuevos brotes. Por esta razón, el médico debe supervisar toda la medicación del paciente.

¿Se puede curar la psoriasis?

La psoriasis no tiene cura definitiva, pero eso no significa que no se pueda hacer nada para aliviar los síntomas. El tratamiento habitual busca reducir el malestar que causan las lesiones por lo que se incluyen inmunosupresores, esteroides y fototerapia, que suele tener efectos secundarios. Por eso se han buscado alternativas menos agresivas que ayuden a disminuir las molestias de una forma más llevadera.

Cannabidiol

El CBD o Cannabidiol tiene propiedades antiinflamatorias, y es justamente la inflamación uno de los factores que más afecta a los pacientes con psoriasis. El uso externo con cremas tópicas o aceites de CBD ayuda a disminuir el enrojecimiento y la hinchazón, a la vez que previene la acumulación excesiva de células6. En países como EE.UU y el Reino Unido también se plantea su uso sublingual o mezclado con comidas y bebidas.

Aceites esenciales

Mantener la piel hidratada es clave para los pacientes con psoriasis7. La descamación es uno de los problemas principales de las lesiones, y la sequedad empeora la situación. Los aceites esenciales son ricos en ácidos grasos que ayudan a nutrir las capas dérmicas, lo que disminuye la comezón y mejora la textura de la piel escamada. Entre los más usados están los de manzanilla, lavanda y romero.

Sales minerales

La balneoterapia y los baños de inmersión con sales minerales son una opción para ayudar a equilibrar los procesos regenerativos de la piel y mejorar su textura. En el caso de las lesiones de psoriasis, estas sales ayudan a calmar la comezón y el ardor mientras contribuyen a retener la humedad8. Las visitas a la playa son una versión simplificada y natural de este tratamiento, por lo que no es de extrañar sentir una mejora después de un día en el mar.
La psoriasis es una enfermedad que afecta a individuos de cualquier edad y cualquier sexo, se manifiesta de forma intermitente y puede durar toda la vida. Pero la ciencia continúa su empeño en buscar nuevas opciones para estos pacientes, y encuentra en la naturaleza paliativos simples, efectivos y sostenibles que complementan el tratamiento médico. El resultado es que las personas logran mejorar sus síntomas y su calidad de vida con alternativas al alcance de su mano.

(1) Martínez J., Nogueras P., Muñoz J., Gutiérrez L., González P. y Gurpegui M. (2019)  Quality of life, anxiety and depressive symptoms in patients with psoriasis: A case-control study. Journal of Psychosomatic Research

(2) Ferrándiz C., Carrascosa J. y Toro M. (2014) Prevalencia de la psoriasis en España en la era de los agentes biológicos

(3) Rademaker M., Agnew K., Anagnostou N., Andrews M., Armour K., Baker C., (…) y Wong, L. (2019) Psoriasis and infection. A clinical practice narrative. Australasian Journal of  Dermatology 

(4) Rousset L. y Halioua B. (2018) Stress and psoriasis. International Journal of Dermatolog

(5) Stewart T., Tong W. y Whitfeld, M. (2018) The associations between psychological stress and psoriasis: a systematic review. International Journal of Dermatology

(6) Baswan S., Klosner A., Glynn K., Rajgopal A., Malik K., Yim S., y Stern N. (2020) Therapeutic Potential of Cannabidiol (CBD) for Skin Health and Disorders. Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology

(7) Fluhr J., Cavallotti C. y Enzo Berardesca E. (2008) Emollients, moisturizers, and keratolytic agents in psoriasis. Clinics in Dermatology

(8) Peter I., Jagizca A., Ajtay Z., Boncz I., Kiss I., Szendi K., (… y Nemeth B. Balneotherapy in Psoriasis RehabilitationInternational Journal of Experimental and Clinical Pathophysiology and Drug Research


0
0 item
0 Item
Empty Cart