El CBD en el sector farmacéutico

El CBD en el sector farmacéutico

El CBD (cannabidiol) es uno de los 113 cannabinoides presentes en el cannabis más conocido junto al THC (tetrahidrocannabinol). Mientras este último es el que presenta ese componente psicoactivo del cannabis, capaz de provocar el conocido a nivel coloquial como «el viaje», el cannabidiol regula sus efectos, careciendo de todo efecto tóxico, psicoactivo y adictivo. Es, además, el preferido por la industria farmacéutica por las propiedades terapéuticas que lleva aparejadas, aunque estas están presentes, con alguna diferencia, en ambos. Te las contamos a continuación.

cannabis-sector-farmaceutico

Propiedades terapéuticas del CBD

El CBD presenta una serie de beneficios para tu salud. A sus funciones analgésica y antiinflamatoria, se suman otras como la antioxidante, antiemética, antináusea y neuroprotectora, entre algunas más. Es considerado, asimismo, un reductor del dolor, anticonvulsivante, antipsicótico, ansiolítico e inmunomodulador.

Como ya sabrás, su ingesta es ya habitual en los tratamientos de quienes padecen epilepsia, ansiedad, psicosis, autismo y enfermedades neurodegenerativas, entre las que se incluye el parkinson, el alzheimer y la esclerosis múltiple.

Se incluye, igualmente, en los tratamientos antitumorales, acompañando a la quimioterapia. Combate enfermedades inflamatorias crónica, como la poliartritis crónica, la enfermedad de Crohn y la enfermedad inflamatoria intestinal, entre otras, al tiempo que ayuda a paliar dependencias de tipo químico.

Cannabis farmacéutico

Aseguran los estudios realizados con cannabis que este puede actuar en el organismo dando lugar a beneficios sobre la salud humana, porque los cannabinoides como el CBD son muy similares a las sustancias que produce el cuerpo. Como consecuencia, son capaces de acoplarse a los receptores celulares.

Su uso medicinal no se produce, al contrario de lo que tal vez puedas pensar, como tiene lugar su consumo recreativo. El cannabis farmacéutico se incluye en tratamientos, dosificando su ingesta y, como ocurre con el resto de medicamentos, bajo control de un facultativo.

Si estás tomando cualquier medicina, es imprescindible que consultes previamente a un médico para conocer sus posibles interacciones. Al igual que los medicamentos, también puede provocarte efectos secundarios. Mareos, somnolencia, una fuerte sensación de alegría o bienestar y confusión son una muestra de ellos.

¿Cómo se consume la marihuana farmacéutica?

Puedes consumir la marihuana farmacéutica de diferentes formas para lograr un beneficio en la salud. Según el United Patients Group de California su toma puede llevarse a cabo mediante infusión, inhalación, ingestión, parches, cremas, supositorios… Aseguran que la inhalación es la vía más rápida, produciéndose los efectos de manera casi instantánea.

En el caso de las infusiones, se recomienda añadir aceite, mantequilla o leche entera. Tardan más en hacer efecto, pero este se prolonga durante mucho más tiempo, pudiendo alcanzar las ocho horas. MedlinePlus, una web informativa sobre salud producida por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (la biblioteca médica de mayor tamaño del mundo, que parte de los Institutos Nacionales de la Salud), también contempla estas opciones de consumo. Además, asegura que los derivados del cannabis pueden utilizarse para situaciones como: aliviar el dolor crónico o derivado de lesiones nerviosas, controlar náuseas y vómitos producidos por la quimioterapia o abrir el apetito en pacientes que lo han perdido a raíz de enfermedades como cáncer o VIH. Pero no solo eso, sino que también se afirma que, como ya mencionamos, existen estudios que muestran que la marihuana farmacéutica puede ser de ayuda en casos como la esclerosis múltiple, la enfermedad de Crohn o la epilepsia.

El uso medicinal del cannabis ha provocado un auge creciente de su distribución legal, dando lugar a un negocio que mueve miles de millones de euros. Se espera que este alcance en 2020 un volumen de 50.000 millones en todo el mundo. Como ves, se trata de una cifra más que considerable. Canadá y Estados Unidos han dado un paso al frente para la utilización del CBD, amparándose en sus propiedades para la salud humana. Otros países parecen dispuestos a seguir su ejemplo en el futuro.


0
0 item
0 Item
Empty Cart