Aceite de cannabis

Aceite de cannabis

El aceite de cannabis es una manera natural de ayudar a tu bienestar y combatir dolores, estrés y las molestias del día a día. ¿Cómo pueden unas gotas tener efectos tan diversos y beneficiosos para el organismo? No son mágicas, pero sí pueden ser tremendamente efectivas. Y cada vez más personas recurren a ellas. 

¿Su secreto? el CBD, uno de los cannabinoides más conocidos y que más atención suscita. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre el aceite de cannabidiol y todas sus posibilidades.

aceite-cannabis
Aceites de cannabis

Aceite de cannabis: propiedades y beneficios

Cada vez son más los estudios que demuestran la eficacia del CBD en el uso medicinal. Entre sus principales propiedades destacan los efectos antiinflamatorios, ansiolíticos y analgésicos.

El cannabidiol actúa en el sistema nervioso central y periférico, cuyos receptores permiten regular una gran variedad de funciones como el sueño, el sistema digestivo, el endocrino o el dolor. Por eso puede servir tanto para paliar los síntomas de una inflamación crónica como para concentrarte o dormir mejor. En definitiva, el aceite de CBD te ayuda a encontrar tu punto de equilibrio y a reconectar con el ritmo natural de tu cuerpo.

Cómo elegir tu aceite de CBD

Si estás empezando en el mundo del CBD es natural que te entren dudas. Hay muchos tipos y marcas entre las que elegir. A medida que vayas probando y experimentando diferentes alternativas, irás descubriendo cuál se adapta mejor a tu situación y a tu rutina. Al ser un producto 100% natural, el efecto puede variar de una persona a otra por lo que se convierte en una experiencia muy personal. 

Aun así, para poder elegir entre todas las opciones, hay algunas características que tienes que saber sobre los aceites de CBD.

  • Aceite de CBD de espectro completo y amplio espectro: en el cáñamo, se encuentran más de cien tipos diferentes de cannabinoides (entre ellos el CBD) y otros compuestos como los terpenos – los responsables del aroma– y los flavonoides. El CBD de espectro completo mantiene esa composición natural de la planta con todos los componentes químicos originales (incluyendo el THC que siempre es inferior al 0,2%, lo que evita el efecto “colocón”). La extracción de amplio espectro conlleva una mayor manipulación con el fin de eliminar al cien por cien las trazas de THC.
  • Aceite portador: hay muchos tipos de aceites portadores que permiten que el cuerpo absorba mejor el CBD. La composición y las propiedades de cada uno pueden variar ligeramente, pero no hay estudios que demuestren la mayor eficacia de unos con respecto a otros. Algunos de los más habituales suelen ser los de TCM, de coco, girasol o cáñamo, aunque puedes encontrar muchas otras variedades. Eso sí, el sabor y el aroma puede variar según el tipo de aceite portador.
  • Concentración: el porcentaje de CBD de un aceite puede ir desde un 2% hasta el 40%. Si estás empezando, te recomendamos que pruebes uno con baja concentración. A medida que te sientas más cómodo y vayas notando los efectos buscados del CBD sobre tu cuerpo, podrás ir optando por diferentes dosis o concentraciones en función de tus necesidades específicas.
  • Tipo de extracción: es el proceso a través del cual se extrae el cannabinoide de la planta. El más utilizado en la industria es la extracción por CO2 por ser esta la más pura. También existen formas más sencillas, que incluso se pueden hacer de manera casera para tener tu propio aceite de cannabis en casa.

Como ves, hay muchas alternativas a la hora de utilizar el aceite de CBD. Es siempre importante que, independientemente del formato y el tipo por el que te decantes, te asegures de que tiene estudios de laboratorios independientes que certifican la composición para saber siempre lo que usas. Una información completa, clara y veraz es clave para sacarle todo el potencial al CBD. También te recomendamos que consultes siempre con tu médico si tomas algún medicamento, porque el uso de estos aceites puede interferir en su efecto.

Cómo usar el aceite de cannabis

Es una de las principales dudas sobre el aceite de cannabis. ¿Cómo se usa? Hay diferentes maneras de utilizarlo y de beneficiarte de las propiedades del CBD.

Uso tópico

En España el uso de los productos derivados del cáñamo están regulados únicamente para el uso externo, cosmético, aromaterapia o cuidado personal. Puedes mezclar el aceite con alguna crema o loción, o ponerlo directamente sobre la piel para aliviar dolores, contracciones, rojeces o irritaciones.

Uso sublingual

En Estados Unidos, que va unos pasos por delante que nosotros en materia de CBD, este es el uso recomendado. Consiste en ponerse unas gotas bajo la lengua y dejarlas unos segundos antes de tragar. Es la forma más rápida de sentir sus efectos.

Ingerido

Es también posible mezclar la dosis diaria con una bebida (no alcohólica) para ingerirlo. El efecto será más lento pero también durará más. Si usas el aceite de CBD para el dolor crónico o para patologías graves que necesiten una dosis diaria, esta puede ser una buena alternativa. Igual que en el caso anterior, son maneras de consumir el aceite de CBD recomendados en países como Estados Unidos. En España ninguna de las dos últimas formas de usarlo está contemplada.

El aceite de CBD es un compañero versátil que ayuda a paliar multitud de dolencias, molestias y patologías. Desde quien usa unas gotas de vez en cuando para relajarse tras un día especialmente intenso, hasta quien sufre algún tipo de dolor crónico. El aceite de cannabis se convierte en el aliado perfecto para sentirse bien de manera natural y sin efectos secundarios.


0
0 item
0 Item
Empty Cart