Aceite CBD, ¿a qué sabe?

a-que-sabe-el-aceite-cbd

¿Te estás preguntando a qué sabe el aceite CBD? No eres el único. Al fin y al cabo, está en boca de muchos, pues los beneficios que trae esta planta milenaria no pasan inadvertidos. 

De modo que hoy, desde Yamnaya, contestamos a algunas de las dudas más comunes sobre el sabor del CBD. ¿Sabe a marihuana? ¿Tiene un ligero gusto a frutos secos o a hierba? ¿Todos los aceites de CBD saben igual? 

Te echamos una mano para resolver todas tus preguntas acerca de este maravilloso recurso de la naturaleza.

Aceite de CBD

El cannabidiol o CBD es el principal componente del cannabis y uno de los más de cien cannabinoides de la planta. 

Su característica básica, y una de las que más nos incumben, es que se trata de un componente no psicotrópico, es decir, no coloca. En cambio, cuenta con un potencial increíble para tratar afecciones y molestias. De hecho, las propiedades del cannabidiol se encuentran en constante estudio, pues sus efectos se asocian a un alivio sintomático de enfermedades tales como la artritis reumatoide1 o la esclerosis múltiple. Así mismo, la combinación de THC y CBD favorecen una reducción de las náuseas y vómitos producidos por la quimioterapia.

El aceite de CBD, por su parte, es una de los numerosos formatos del CBD que hacen su consumo más accesible. De este modo, verse favorecido por las propiedades terapéuticas y medicinales del cannabis resulta mucho más sencillo. Pero, ¿el aceite CBD tiene sabor? ¿A qué se asemeja? ¿Las personas a tu alrededor creerán que consumes marihuana?

¿Cuál es el sabor del aceite de CBD?

Tanto si te planteas comenzar a usar el aceite de CBD como si ya tienes en tus manos un frasco, es comprensible que quieras hacerte una idea de su sabor, textura y aroma.

Pero lo cierto es que al hablar del sabor del aceite de CBD no hay una única respuesta. Sin embargo, su aroma y gusto suelen identificarse como terroso, propio de la extracción y manipulación de los componentes de la planta, como sus tallos, flores y hojas. Los terpenos, por su parte, también influyen en el sabor del aceite, pues son los compuestos encargados de aportar las distintas fragancias y sabores al cannabis. 

Por otra parte, a fin de aumentar la biodisponibilidad y facilitar el consumo, se emplean aceites portadores que también confieren matices al sabor del aceite de CBD. Los más habituales son el aceite de cáñamo, el aceite de oliva, y el aceite de coco. Este último le da más suavidad al paladar, mientras que el aceite de semillas de cáñamo suele asociarse al sabor de los frutos secos y el aceite de oliva a un resultado mucho más intenso. También es el que más ayuda a una mejor absorción especialmente con concentraciones de CBD más altas. 

¿CBD aislado o CBD de espectro completo?

Durante la investigación y compra de los aceites de CBD es posible encontrar terminología compleja. Sin embargo, esta tiene su razón de ser, y es que una vez asimilada, la búsqueda del producto de tu preferencia se hace mucho más sencilla. 

Los aceites de CBD se encuentran a la venta como ‘cbd aislados’ y ‘de espectro completo’. En el primer caso, este aceite es extraído de forma independiente, sin el sabor añadido que confieren los terpenos y flavonoides del cannabis. De este modo, su contenido de THC es nulo, siendo la opción más adecuada para quienes buscan evitar cualquier contacto con este componente. 

Por otra parte, si optas por el CBD de espectro completo, te aseguras un sabor más intenso y profundo, ese que tantos seguidores tiene. El CBD de espectro completo contiene THC, pero en dosis muy bajas (menos de 0,2%), insuficiente para sentir algún efecto psicotrópico del cannabis y su m ayor beneficio respecto al de ‘cbd aislados’ es que potencian los efectos del CBD gracias al efecto multiplicar o efecto séquito. 

Por último, no has de temer la posibilidad de emanar olor a marihuana. Si bien es cierto que el aceite de CBD de espectro completo puede desprender una ligera fragancia de marihuana una vez abierto el frasco, no es lo suficientemente potente para que se mantenga en el aliento ni en el ambiente.

Cómo consumir CBD

Si el sabor del CBD, pese a todo, no es lo tuyo, existen modos alternativos para su consumo. 

Hay que mencionar que en España el CBD está regulado como uso tópico y aromaterapia. No obstante, en otros países con legislaciones más avanzadas en torno al consumo de esta planta se recomienda, para una absorción más veloz, colocar algunas gotas de aceite de CBD bajo la lengua reteniendo el material hasta su completa asimilación. 

Sin embargo, comprendemos que para gustos se hicieron los colores, de modo que si el sabor del aceite de CBD no termina de convencerte, te dejamos algunas ideas sobre cómo consumir CBD.

Combínalo con una bebida 

Es una manera sencilla y discreta de tomar tu aceite de CBD. Si te decantas por el CBD aislado, el sabor será casi imperceptible. Si, en cambio, optas por el CBD de espectro completo, la bebida suavizará su intensidad

Te sugerimos bebidas dulces como zumos o batidos. Los yogures también son una buena idea. 

Recurre al dulce 

Al igual que sucede con las bebidas, tanto el sabor dulce como el amargo camuflan el sabor de estos aceites. Por este motivo podrás encontrar en el mercado tanto gominolas de CBD como el tan aclamado chocolate de CBD. Se nos hace la boca agua. 

Aliña tu ensalada 

Si bien el aceite de CBD no está diseñado para cocinar a altas temperaturas, muchos de los consumidores recurren a los platos fríos para incorporar sus dosis de aceite. No cabe duda de que aportará un matiz diferente a tus ensaladas. 

Elijas la manera que elijas, lo importante es poder beneficiarse de las propiedades del aceite de CBD. Tienes un gran abanico de opciones para ello. Nosotros hemos intentado explicártelo lo mejor posible, pero al fin y al cabo, si quieres conocer a qué sabe el aceite de CBD, la mejor manera es probarlo.

  1. Atalay S., Jarocka-Karpowicz I y Skrzydlewska E. (2019) Antioxidative and Anti-Inflammatory Properties of Cannabidiol. Antioxidants

0
0 item
My Cart
Empty Cart